El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Declaraciones oficiales de Naciones Unidas sobre juicio por genocidio :: 15-04-2013

 

Declaración del Asesor Especial del Secretario General sobre la Prevención del Genocidio, Sr. Adama Dieng, sobre el proceso judicial contra el ex Jefe de Estado y el ex Jefe de los servicios de inteligencia de Guatemala

Nueva York martes 23 de abril de 2013

El Asesor Especial sobre la Prevención del Genocidio, el Sr. Adama Dieng, insta a las autoridades judiciales involucradas en el juicio contra el ex Jefe de Estado, José Efraín Ríos Montt, y el ex Jefe de los servicios de inteligencia, José Mauricio Rodríguez Sánchez, a la conclusión del proceso y a depurar responsabilidades por los crímenes masivos cometidos durante el conflicto armado interno en Guatemala, el cual tuvo lugar entre 1960 y 1996.

 

José Efraín Ríos Montt y José Mauricio Rodríguez Sánchez enfrentan cargos de genocidio y crímenes de lesa humanidad en relación a violaciones y abusos de derechos humanos cometidos contra la población Maya Ixil en el departamento de Quiché de Guatemala entre 1982 y 1983. La Comisión para el Esclarecimiento Histórico, creada con el respaldo de las Naciones Unidas tras los acuerdos de paz de 1996, describió lo sucedido como "actos de genocidio."

 

La decisión de una jueza de primera instancia en el día 18 de abril, ordenó la anulación del juicio, que se está celebrando en el Tribunal A de Mayor Riesgo de Guatemala y que estaba llegando a su fase final. Esta decisión es considerada como ilegal por el panel de jueces a cargo del juicio, el cual suspendió el proceso hasta que, en última instancia, el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre si el juicio puede continuar.

 

"Hago un llamamiento a las autoridades judiciales a actuar con responsabilidad y prevenir cualquier intento de interferencia, obstrucción de la justicia o manipulación de la ley, lo que socavaría gravemente la credibilidad del sistema judicial en Guatemala,” dijo el Sr. Dieng. "Las víctimas de las atrocidades cometidas durante la guerra civil en Guatemala, así como sus familias, han estado esperando muchos años para tener justicia; espero que no tengan que seguir esperando. La justicia retrasada es justicia denegada."

 

"Me gustaría rendir homenaje al coraje de los sobrevivientes y testigos que han prestado declaraciones en este juicio", dijo el Sr. Dieng, "así como el increíble trabajo realizado para recopilar y analizar la información que sirve de base para los cargos." El Sr. Dieng reconoció el rol instrumental desempeñado por los abogados y las organizaciones de la sociedad civil en este sentido. “También me gustaría reconocer la importante labor de la Oficina del Ministerio Publico y de los miembros del poder judicial que han buscado poner fin a la impunidad en Guatemala por los crímenes cometidos durante el conflicto armado interno.” El Sr. Dieng también se hizo eco de los llamamientos a las autoridades para que sigan garantizando la seguridad de todos los intervinientes en este proceso.

 

Debido a la importancia del presente caso, un representante del Asesor Especial estuvo presente durante las sesiones del tribunal en los días 18 y 19 de abril de 2013. "Ésta es la primera vez que un ex Jefe de Estado ha sido procesado por genocidio por un tribunal nacional. Con este proceso, Guatemala ha establecido un precedente histórico y debe servir de ejemplo a los Estados que han fallado a la hora de depurar la responsabilidad de aquellos individuos implicados en violaciones graves y masivas de los derechos humanos.”

 

"Sólo de esta manera puede Guatemala consolidar su proceso de paz y fomentar la confianza entre sus diversas poblaciones. Esta confianza y la credibilidad de sus instituciones son indispensables para la prevención de futuros abusos."

 

Sistema de las Naciones Unidas en Guatemala saluda juicio contra genocidio
 


Guatemala domingo 14 de abril de 2013

El Sistema de Naciones Unidas saluda la voluntad del Estado de Guatemala de desarrollar el juicio en contra del ex jefe del Estado guatemalteco General Efraín Ríos Montt y del ex jefe de inteligencia General José Mauricio Rodríguez Sánchez, por los delitos de genocidio y delitos de lesa humanidad en contra de la población Ixil ocurridos durante el conflicto armado interno en Guatemala.

 


Ello establece un referente para la justicia guatemalteca en su capacidad de juzgar casos de violaciones de derechos humanos durante el conflicto armado interno en Guatemala con respeto a la plena autonomía de las instituciones encargadas de impartir justicia.

 


Sólo mediante la plena investigación de las violaciones a los derechos humanos sobre crímenes del pasado y la debida aplicación de la ley, Guatemala puede tomar pasos certeros hacia una verdadera paz y un firme compromiso de todos los sectores para que estos hechos no se repitan jamás.

 


Un elemento clave para garantizar la aplicación de justicia de manera imparcial en este proceso, es asegurar las medidas necesarias para que jueces, fiscales, abogados, testigos y otros actores involucrados estén protegidos de presiones, intimidaciones y represalias; con el fin de que éstos puedan resolver con total imparcialidad, tal como lo establecen los Principios Básicos de las Naciones Unidas relativos a la independencia de poderes. En este sentido confiamos en que las autoridades sigan cumpliendo con su responsabilidad de garantizar un juicio justo e independiente.

 


El Sistema de las Naciones Unidas en Guatemala considera que este es un gran paso en el desarrollo del Estado de derecho y por lo tanto un hecho trascendental en el fortalecimiento de la democracia en el país, tal como lo ha expresado el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

 


Sin duda el abordaje de casos de alto impacto como el presente, y otros de hechos ocurridos en la actualidad, tiene una relevancia significativa tanto para la justicia nacional como internacional, y brinda una oportunidad histórica para que el sistema de justicia guatemalteco demuestre su compromiso con el combate a la impunidad en el país.

 

 

Declaración de la señora Zainab Hawa Bangura Representante Especial del SG de las Naciones Unidas sobre la violencia sexual en los conflictos

 Nueva York viernes 12 abril de 2013

Llevar a la justicia los crímenes del pasado ofrece esperanza a sobrevivientes de violencia sexual. Acojo con satisfacción los esfuerzos de las autoridades guatemaltecas para investigar los crímenes de violencia sexual que ocurrieron en el país durante el conflicto armado interno de 1960 a 1996. Las acciones judiciales en curso contra un antiguo jefe de Estado, el Presidente Efraín Ríos Montt, y un ex jefe de la inteligencia militar, José Mauricio Rodríguez Sánchez, por genocidio y crímenes de lesa humanidad dan esperanza a las miles de víctimas que sufrieron durante el conflicto de 36 años en Guatemala. La violencia sexual no debe ser tratada como una parte inevitable del conflicto armado, sino como lo que es: un crimen reconocido internacionalmente.

 

Es dificil concebir el dolor y la brutalidad que atormentan a los sobrevivientes de violencia sexual. Por lo tanto, el coraje de sus testimonios sobre lo que han sufrido no debe ser subestimado. En última instancia, sus historias ayudarán a asegurar que los crímenes de violencia sexual no permanezcan ocultos en el silencio y la impunidad.

 

Al confrontar su pasado violento, hoy Guatemala está demostrando su compromiso con el estado de derecho y con un futuro de paz. La justicia en Guatemala se ha retrasado para muchos, pero no debe ser denegada. Insto a las autoridades a garantizar un juicio justo y la protección de víctimas, testigos, defensores de los derechos humanos y funcionarios del sistema judicial.



Declaración del portavoz de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos con relación a la suspensión del juicio por genocidio


Ginebra viernes 19 de abril de 2013

Estamos preocupados por la suspensión del juicio contra el ex jefe de Estado Efraín Ríos Montt y el ex jefe de inteligente José Mauricio Rodríguez Sánchez por genocidio y delitos de lesa humanidad. La suspensión fue ordenada por un juez distinto al que escuchaba el juicio. Esto es una afrenta para las numerosas víctimas de las atrocidades cometidas durante el conflicto armado interno en Guatemala, quienes han esperado durante más de 30 años para que se lleve a cabo la justicia y se les otorguen reparaciones, y para los abogados, jueces y fiscales, que de manera valiente han luchado para asegurar que así sea.

 

El juicio daba a las víctimas la oportunidad, por primera vez, de presentar sus testimonios en la misma sala donde se encontraban presentes oficiales de altos mandos acusados de haber ordenado la quema de aldeas, violaciones y la ejecución de más de 1.770 indígenas Maya Ixiles en 1982 y 1983. Este importante retroceso unos días antes de la sentencia esperada, es una bofetada para muchos hombres y mujeres indígenas que tuvieron el coraje de participar como testigos en las audiencias públicas.

 

Reiteramos el llamado de la Alta Comisionada del 18 de marzo, a que las autoridades cumplan con su obligación de garantizar un juicio justo e independiente, conforme a las garantías del debido proceso, así como adoptar todas las medidas necesarias para garantizar que los jueces y otros funcionarios judiciales puedan llevar a cabo sus funciones libres de amenazas, represalias e intromisiones indebidas.

 

Un llamado a la mesura (comunicado de CICIG)

 

Guatemala jueves 18 de abril de 2013

La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) ha observado a la distancia el proceso seguido contra el General Efraín Ríos Montt, a quien se atribuye el delito de genocidio. Si el crimen se cometió o no se cometió, si el imputado es culpable o inocente, son decisiones cuya competencia exclusiva corresponde al tribunal que conoce de la causa. Deben los jueces resolver libres de cualquier amenaza, pues la independencia judicial es un derecho humano, en este caso del imputado y de quienes se sienten víctimas y llevan su pretensión de castigo ante la justicia.

 

En razón de esto, preocupa a la CICIG la campaña de campos pagados, suplementos y declaraciones en medios audiovisuales, cuya única finalidad es incidir en la decisión judicial para lograr una sentencia absolutoria.

 

Especialmente llama la atención el campo pagado "Traicionar la paz y dividir a Guatemala" (elPeriōdico, 16 de abril de 2013), pues se suman a dicha campaña algunas figuras que en otro momento enarbolaron la bandera de los derechos humanos y gozaron de la confianza de la comunidad internacional, entre ellos Eduardo Stein, Gustavo Porras, Raquel Zelaya y Adrián Zapata.

 

Con sus firmas advierten del "[...] peligro inminente de que la violencia política reaparezca [...]", caso "de consumarse" una sentencia condenatoria. Esta es una injustificable amenaza contra el tribunal.

 

Ante esta situación, la CICIG llama a la mesura. El proceso debe avanzar sin injerencias que coarten la independencia de los jueces. Y será a posteriori, de verificarse errores judiciales de fondo o de forma, si se absuelve o si se condena, que las partes podrán impugnar la sentencia y objetarla ante instancias jurisdiccionales superiores como lo ordena la ley.

 

La paz se construye día a día por el único camino posible: la Justicia.

El mundo que queremos
SNU en FB
 
Hoy con la ONU
ONU New York
Blog del Desarrollo
Hoy con la ONU